4 consejos antes de llevar a cabo una reforma integral

reforma integral

Enfrentarse a una reforma integral, además de estresante, puede ser un proceso muy caro. Por eso, antes de llevar a cabo una actuación de este tipo, es importante evaluar muy bien la situación. En este artículo te ayudamos a hacerlo a través de cinco consejos que debes tener en cuenta antes de llevar a cabo una reforma integral. 

1. Visualízate dentro de cinco años

Una reforma integral de un piso puede llevarte meses e incluso un año. Por eso, antes de llevarla a cabo, debes plantearte si la reforma que has planteado para tu piso te ofrecerá todo aquello que necesitas. Y es que, si decides realizar una reforma integral es para disfrutar de tu piso durante muchos muchos años. Un ejercicio que te será útil consiste en visualizar tu vida en ese inmueble dentro de cinco años. ¿Deberías hacer algún cambio en tu reforma? ¡Es el momento!

2. Evalúa bien los costes

Antes de lanzarte a realizar una reforma integral, es importante que cuentes con un presupuesto final de lo que costará esta actuación. Ponte en contacto con profesionales para que desglosen todas tus peticiones y pídeles que incluyan todas las partidas extras con las que podrías encontrarte. Añade un 10% extra para cubrir cualquier imprevisto y no te olvides de contabilizar los gastos de estancia en caso que necesites recurrir a ello.

3. Decide la calidad de los materiales

El suelo, la grifería, la carpintería… ¡Hay tantas cosas que decidir! El precio de tu reforma integral puede variar considerablemente dependiendo de las calidades de los materiales. Antes de tomar una decisión, es recomendable consultar a un especialista en interiorismo y decoración. Muéstrale tu presupuesto y aprovecha para comentar qué aspectos o espacios de la casa son claves para ti. Es probable que te proponga decidir la calidad de los materiales en función de la estancia en la que se encuentren. ¡Podrías ahorrarte mucho dinero!

4. No des un paso sin un contrato de obra

El proceso de una reforma integral es largo y, por tanto, se presta a la aparición de discusiones o malentendidos sobre los detalles de la obra. Para evitarlo, redacta un contrato de obra y pide a los profesionales que has contratado que lo lean y firmen. De esta manera, el proyecto se realizará de forma fluida y sin inconvenientes o interrupciones.