¿Cómo calcular el precio de una demolición?

Una demolición supone el derribo parcial o total de un edificio o una construcción. Una acción que, aunque en principio puede parecer sencilla, cuenta con multitud de costes asociados que deberás tener en cuenta a la hora de calcular su precio. Si estás interesado en realizar una demolición revisa antes qué factores pueden hacer que su precio inicial varíe. 

Partidas a tener en cuenta a la hora de valorar una demolición

Puede que inicialmente valoraras el coste de la demolición basándote en el precio de la mano de obra y el tamaño del edificio a demoler. Sin embargo, existen otra serie de factores tanto o más importantes que podrían incrementar rápidamente su precio. Entre ellos se encuentran los siguientes: 

La existencia de construcciones colindantes. Este es un punto clave y es que el coste variará mucho en función de si el edificio se encuentra aislado o no. En el segundo de los casos, los costes aumentarán al necesitar la puesta en marcha de sistemas de protección y la solicitud de diferentes licencias y permisos.

Acceso al edificio. Mientras un acceso sencillo reduce los tiempos de trabajo y por tanto los costes asociados, disponer de un acceso complicado que requiera el corte de calzadas añade no solo tiempo de trabajo sino también la solicitud de diferentes permisos. 

Los materiales de construcción. No es lo mismo demoler un edificio con estructura de madera que uno de piedra o metal. Cada tipo de material requiere una maquinaria específica y por tanto, sus costes de demolición son diferentes.

Qué comprobar antes de realizar una demolición

Como ves, existen muchos factores que pueden implicar que el precio de la demolición se dispare. Por tanto, antes de confirmar esta actuación, conviene valorar si esta es la decisión adecuada o si el inmueble puede ser restaurado. Si finalmente te decides por su demolición, no olvides comprobar lo siguiente:

  • Revisa el interior del inmueble para confirmar que se encuentra completamente vacío, sin muebles que pudieran generar un problema a las máquinas de trabajo. 
  • Asegúrate de que no existe material combustible que pudiera verse afectado por el derribo. 
  • Hazte con todos los permisos necesarios para llevar a cabo la demolición con todas las garantías de seguridad.

 

Siguiendo estos consejos podrás valorar adecuadamente la demolición y asegurarte de que es la alternativa más adecuada para tu proyecto.